Visa a juicio por un vídeo sexual de una niña de 13 años publicado en una web de contenido para adultos

Visa a juicio por un vídeo sexual de una niña de 13 años publicado en una web de contenido para adultos

Historias de lo cripto Corralito y defunción de la primera gran víctima del criptoinvierno en España

Serena Fleites tenía 13 años en 2014 cuando un novio la presionó para que hiciera un video sexual que después él publicó en Pornhub.

Fleites alega que Visa, al procesar los ingresos de los anuncios, conspiró con la empresa matriz de Pornhub, MindGeek, para ganar dinero con los videos de su abuso.

La historia de Fleites había aparecido en el artículo «Los niños de Pornhub» del New York Times, que al publicarse llevó a MindGeek a eliminar millones de videos y a realizar cambios significativos en sus políticas y prácticas.

El video explícito inicial tenía 400.000 visitas cuando esta lo descubrió. Ella alega que después de enterarse del video, contactó a MindGeek haciéndose pasar por su madre «para informarle que el video calificaba como pornografía infantil«. Unas semanas después se eliminó.

Pero usuarios que habían descargado el video lo volvieron a subir varias veces, y una de las republicaciones fue vista 2,7 millones de veces.

Fleites dice que su vida «se salió de control» (tuvo varios intentos de suicidio fallidos y sus relaciones familiares se deterioraron) y después, mientras vivía en la casa de un amigo, un hombre mayor la introdujo en la heroína.

Para financiar su adicción, cuando aún era menor de edad, creó más videos explícitos a instancias de este hombre, algunos de los cuales se cargaron en Pornhub.

«Si bien MindGeek se benefició de la pornografía infantil que presentaba a la demandante, la demandante estuvo intermitentemente sin hogar o viviendo en su automóvil, adicta a la heroína, deprimida, con intentos de suicidio y sin el apoyo de su familia», dice el resumen del escrito del juez Cormac J. Carney.

MindGeek ha dicho que en este punto del caso, el tribunal aún no se ha pronunciado sobre la veracidad de las acusaciones y debe concluir que todas las alegaciones de la demandante son verdaderas y precisas.

«Cuando el tribunal pueda realmente considerar los hechos, confiamos en que los reclamos de la demandante serán desestimados por falta de mérito», dijo la compañía.

El juez dictaminó que, en la etapa actual del procedimiento, «el tribunal puede inferir la fuerte posibilidad de que la red de Visa estuviera involucrada en al menos algunas transacciones de publicidad relacionadas directamente con los videos de la demandante».

Pero la compañía de pagos argumentó que «la acusación de que Visa reconoció a MindGeek como un comerciante autorizado y procesó el pago a sus sitios web no sugiere que Visa haya aceptado participar en ningún tipo de tráfico sexual».

También argumentó, según el relato del juez, que una relación comercial por sí sola no establece una conspiración.

Pero el juez Carney dijo que, nuevamente en esta etapa del procedimiento, «el tribunal puede inferir cómodamente que Visa tenía la intención de ayudar a MindGeek a monetizar la pornografía infantil por el hecho de que Visa continuó brindando a MindGeek los medios para hacerlo y sabía que MindGeek lo estaba haciendo».

«Dicho de otra manera, no se alega que Visa haya simplemente creado un incentivo para cometer un delito, se alega que ha proporcionado a sabiendas la herramienta utilizada para cometer un delito», explicó.

Un portavoz de Visa le dijo a la BBC que la compañía condena el tráfico sexual, la explotación sexual y el material de abuso sexual infantil.

«Este fallo previo al juicio es decepcionante y caracteriza erróneamente el papel de Visa y sus políticas y prácticas. Visa no tolerará el uso de nuestra red para actividades ilegales. Seguimos creyendo que Visa es un acusado inapropiado en este caso», agregó.

El mes pasado, el director ejecutivo y el director de operaciones de MindGeek renunciaron.

Las salidas de altos ejecutivos siguieron a más prensa negativa en un artículo de la revista The New Yorker que examinaba, entre otras cosas, las políticas de moderación de la empresa.

Deja una respuesta