Así se produjo el divorcio de Alonso y Alpine: traiciones mutuas, promesas incumplidas y un yate por las islas griegas

Así se produjo el divorcio de Alonso y Alpine: traiciones mutuas, promesas incumplidas y un yate por las islas griegas

El término ‘culebrón’ es lo más adecuado para explicar el fin de la relación entre Fernando Alonso y Alpine. El piloto asturiano dio un volantazo a lo que parecía una renovación ya acordada, si bien lo que parecían unos últimos flecos se convirtieron en una piedra imposible de mover.

El fichaje de Alonso por Aston Martin ha supuesto todo un golpe en el equipo anglofrancés. Tanto es así, que Otmar Szafnauer, uno de los grandes culpables de que el español haya cambiado de aires, asegura que se enteró por el comunicado de Aston Martin, como el 99% de los aficionados e incluso periodistas (esta vez no hubo filtraciones). Horas antes, según el rumano, Alonso le aseguró que no había firmado nada.

Szafnauer está dolido por las formas de Alonso, ya que considera que el español ha actuado a sus espaldas y a las del equipo mientras públicamente decía quela renovación se iba a resolver «en una conversación de 10 minutos»

Lo que no explica el jefe de equipo de Alpine, que ahora ha quedado a los pies de los caballos mediáticos, es cómo se ha llegado a un punto en el que su piloto no le coge el teléfono mientras está de vacaciones en un yate por las islas griegas mientras pasa el huracán.

O eso creía Szafnauer, porque Alonso se encargó de desmentirlo en instagram con stories desde Oviedo. La vacilada del piloto al que aún es su jefe va a resonar durante meses.

El ridículo de Alpine con Piastri

Aunque la ruptura se debe a muchos factores, el primero no es ni económico (Alonso tiene la vida más que resuelta), ni tampoco por la duración del contrato (Alonso quería un 1+1 con posibilidad de continuidad y Alpine le ofrecía un 1+1 cerrado). Aunque ambos factores sí influyeron, Alonso ha echado en falta que le den algo más de cariño. Las relaciones hay que cuidarlas: no vale con decirse ‘te quiero’ si luego no hay gestos que lo acompañen, como un regalo sin motivo o un simple «qué orgulloso/a estoy de ti». 

 Szafnauer es el principal culpable en este aspecto. Conforme el inicio de temporada se complicó notablemente hasta el punto de que Alonso no logró más que dos puntos hasta la sexta carrera de la temporada, el jefe del equipo dejaba mensajes ambiguos sobre su futuro y metía a Oscar Piastri en la ecuación, pese a no haber demostrado absolutamente nada en la Fórmula 1. Luca de Meo, el CEO del grupo Renault, encendió aún más los ánimos al dejar muy en el aire el futuro de Alonso.

Para añadirle más picante, la apuesta de Alpine con Piastri se torció en el último momento. Según el portal ‘The Race’, el australiano tenía una cláusula en su contrato de probador por la cual el equipo debía encontrarle un asiento como titular para 2023 antes de acabar el mes de julio, fecha a partir de la cual podía hablar con otros equipos sin que Alpine pudiera ejercer un ‘derecho de tanteo’. 

Mientras Alonso y Aston Martin anunciaban su acuerdo, con fecha de 1 de agosto, Alpine también se arriesgaba a perder a su gran candidato a sustituirle. Todo esto con Mark Webber, buen amigo de Alonso, llevando las negociaciones de Piastri como su representante.

Apenas 30 horas después del anuncio de Alonso por Aston Martin, Alpine (Szafnauer) movía ficha: comunicado para anunciar a Piastri como sustituto de Alonso… que luego el propio piloto desmentía. «No voy a correr para Alpine el año que viene», sentenciaba en el tuit.

No tardaron en aparecer los memes de los fans, otros pilotos, periodistas y hasta otros equipos se choteaban del ridículo que Alpine (Szafnauer) estaba protagonizando.

La gestión del equipo ha sido tan nefasta que han pasado de tener tres pilotos para dos asientos a quedarse sin Alonso y sin Piastri , y además obligados a fichar a gente de fuera. Un candidato es Daniel Ricciardo, que está cuajando una temporada para olvidar con McLaren (equipo en el que puede recalar el citado Piastri) y que se fue de Renault por la puerta de atrás y de muy malas maneras. 

Citando a aquel: cuanto peor, mejor.

Las promesas incumplidas

Alonso se sintió menospreciado. No es casual que desde esas palabras de De Meo, que había sido uno de sus principales valedores, el español haya encadenado ocho Grandes Premios consecutivos en los puntos, toda una declaración de intenciones mientras negociaba con los Stroll para incorporarse a Aston Martin.

Pero más allá de las relaciones personales entre Alonso y los miembros de los equipos, Alpine no ha cumplido lo prometido. El bicampeón asturiano tenía varias ofertas para regresar a la Fórmula 1 en 2021 y aceptó la de su antiguo equipo Renault porque le dijeron que el proyecto, lo que luego se conoció como ‘El Plan’, le garantizaba tener un coche ganador en dos años a lo sumo. Aunque la progresión de las primeras carreras de 2021 al final fue notable, con un podio incluido para el asturiano y una victoria en Hungría para Esteban Ocon, el monoplaza de 2022 no ha cambiado el ‘statu quo’ del equipo. 

Siguen por detrás de los grandes favoritos y la prometida pelea por los podios no se ha producido ni tiene visos de producirse. Qué habrá visto Alonso en el desarrollo del coche de 2023 que ni siquiera ha esperado a verano para replantearse su destino.

¿Y ahora, qué?

La ‘traición’ de Fernando Alonso a Alpine (ese es el relato que se está construyendo desde el equipo) ha puesto en una posición muy difícil al asturiano de aquí a final de año. Quedan 10 Grandes Premios y el piloto no va a estar involucrado de ninguna manera en el desarrollo ya no solo del coche de este año, sino del de 2023.

Alpine le va a apartar de cualquier reunión técnica, como es normal, subirán a Piastri en algunos entrenamientos libres al monoplaza de Alonso para que se vaya bregando, si finalmente es el elegido y resuelven la situación contractual. Tampoco estrenará piezas nuevas antes que Ocon o, si lo hace, será para que ejerza de ‘probador’: si funcionan, se las montarán al francés.

Por cómo está evolucionando la situación, Alonso puede dar por bueno que no le coloquen piezas de desguace en su Alpine en las carreras que quedan de temporada.

¿Acierta Fernando Alonso fichando por Aston Martin?

Deja una respuesta