Turquía pide a la UE «sacar lecciones» del ataque en Nueva Zelanda por el odio a los musulmanes

Turquía pide a la UE "sacar lecciones" del ataque en Nueva Zelanda por el odio a los musulmanes 

Varias personas cantan consignas y sostienen pancartas en las que puede leerse »Di basta el terror mundial» y »La barbarie de la cruzada en Nueva Zelanda» durante una manifestación en protestas por el atentado ocurrido hoy en Nueva Zelanda, este viernes en Estambul (Turquía). EFE

Bruselas, 15 mar (EFE).- El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, instó este viernes a la Unión Europea (UE) a «sacar lecciones» de atentados como el cometido contra dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, en el que han muerto 49 personas, y ante el odio contra los musulmanes que propagan «políticos irresponsables».

«Este incidente terrorista no solo ha sido causado por sus perpetradores, ha sido causado también por políticos irresponsables que propagan el odio contra los musulmanes y la xenofobia», indicó Cavusoglu en una rueda de prensa junto a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn.

«Hay lecciones que extraer de este ataque, especialmente en la UE, en los miembros de la UE», indicó el jefe de la diplomacia turca, quien consideró que el «lenguaje de odio que se emplea contra los musulmanes no debería ser considerado como una parte de la libertad de expresión».

El jefe de la diplomacia turca se pronunció así tras participar en un Consejo de Asociación entre su país y la Unión, el primero que se celebra en cuatro años.

Mogherini pidió a Turquía, país candidato a entrar en la UE, que corresponda esa intención con «reformas», y recordó que, a juicio de los Veintiocho, Ankara «se ha alejado» de la Unión y las negociaciones de acceso «por consiguiente han quedado paralizadas».

Reiteró las preocupaciones por la situación de los derechos humanos y el Estado de derecho, así como por «el deterioro de la independencia y el funcionamiento de la judicatura» en el país.

Además, la UE deploró la cada vez mayor presión que afronta la sociedad civil, los arrestos de periodistas o la prohibición recurrente de manifestaciones y otras reuniones.

En cambio, Çavusoglu habló de «hipocresía» y «doble rasero» de la UE al hablar del poder judicial turco, «que es independiente», enfatizó.

«Los procesos están muy claros y Turquía es miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos», subrayó.

En un comunicado, la UE recordó que condenó de forma «inmediata y firme» el intento de golpe de Estado que sufrió Turquía en julio de 2016, pero insistió en la importancia de «rectificar» en el caso de los «injustamente afectados por la amplia escala y naturaleza colectiva de las medidas tomadas» después.

Çavusoglu insistió en que la seguridad de Europa «depende» también de la de Turquía, y pidió a la UE «apoyo» en la lucha de su país contra organizaciones terroristas y la cofradía del predicador turco Fethullah Gülen, al que el Gobierno acusa de impulsar la asonada.

Por otra parte, la UE elogió «firmemente» los «significativos esfuerzos» de Ankara al acoger y atender las necesidades de aproximadamente cuatro millones de refugiados, y subrayó que interesa a ambas partes que se siga aplicando el acuerdo en materia migratoria que ha llevado a «detener» las llegadas masivas de inmigrantes y solicitantes de asilo en suelo europeo desde Turquía.

Çavusoglu manifestó que continúan «negociando» sobre los seis criterios que le falta cumplir a su país para poder liberalizar los visados con la UE, y confió en que «estén concluidos muy pronto».

Por su parte, en un mensaje en Twitter el presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ofreció en nombre de su país sus condolencias al mundo islámico y a Nueva Zelanda y aseguró que los atentados son «el último ejemplo del creciente racismo e islamofobia».

«Condeno rotundamente el ataque terrorista contra la mezquita de Al Noor en Nueva Zelanda y contra los fieles musulmanes», escribió Erdogan en la red social Twitter.