Los daños a economía de Puerto Rico por el huracán tardarían 4 años en revertirse

Vista de los daños causados por el huracán María a su paso por San Juan (Puerto Rico). EFE/Archivo

San Juan, 5 dic (EFEUSA).- El gobierno de Puerto Rico estima que el impacto del huracán María sobre la economía de la isla fue de al menos 43.000 millones de dólares, lo que llevará a que la recuperación tarde un mínimo de cuatro años, aseguraron a Efe varios expertos.

Los datos son tomados de un informe que recién realizó la Junta de Planificación (JP) de Puerto Rico y en el que elabora el impacto económico por sector, incluyendo el público y el privado.

Según el informe, el total de daños en infraestructura y equipos antes, durante y después en ambos sectores sobrepasa los 56.700 millones de dólares.

No obstante, por los pagos recibidos por el Gobierno de los Estados Unidos, específicamente por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), y las aseguradoras por los daños, el impacto se reduce a 43.000 millones de dólares.

“De los daños totales, se han recibido el 24 % de los daños. Todavía falta cubrir 76%”, dijo a Efe el economista y director del Centro de Información Censal de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Caraballo.

Dijo además que a nivel micro “hay muchas casas, municipios y recintos de la UPR que todavía no han podido acondicionar su estructura a como estaba antes de María, pues aún no han recibido pagos de FEMA o aseguradoras”.

Aunque todavía no se ha dado una cifra definitiva, la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción de Puerto Rico le entregó en agosto pasado al Congreso de EEUU el Plan de Desarrollo Económico y Recuperación de la isla, con 139.000 millones de dólares en proyectos para reconstrucción.

De los 139.000 millones, 33.000 millones son para vivienda, 30.000 millones para el suministro de agua, 26.000 millones para el servicio eléctrico, 15.000 millones para educación, 8.400 millones para transporte, 6.300 millones para salud, 6.300 millones para economía y 5.800 millones para edificios públicos.

Y ante la espera de la mayoría de estos fondos provenientes del Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación ante Desastres de Puerto Rico (CDBG-DR), Caraballo estimó en cuatro años la reconstrucción de la isla.

Por su parte, el economista José Joaquín Villamil, dijo a Efe que el estimado de la JP es menor a un estudio realizado por la firma Estudios Técnicos -de la que es el principal oficial ejecutivo- que estimó en 67.000 millones los daños por María, aunque incluyendo los gastos en reconstrucción.

Villamil mencionó que FEMA estimó los daños, incluyendo a Puerto Rico e Islas Vírgenes, en 90.000 millones de dólares.

Ante ello y los demás estimados, Villamil dijo que el Gobierno de Puerto Rico, FEMA, la Junta de Planificación, la compañía estadounidense RAND y demás instituciones que han hecho estimados, deben acordar un número final.

“Ahora, tiene que haber algún tipo de acuerdo sobre los supuestos básicos porque ahí hay diferencias grandes”, indicó Villamil, quien explicó que los supuestos básicos son la proyección de cuántas casas se dañaron, el valor promedio de los daños a las casas y el costo del impacto en la infraestructura eléctrica.

Villamil detalló además que existe una incertidumbre en cuánto dinero realmente el Gobierno de Puerto Rico recibirá para su reestructuración, pues el Plan Fiscal local indica que serán 55.000 millones de dólares en cinco años o 82.000 millones en diez.

El experto agregó que existe otra incertidumbre, y es en la rapidez que el Gobierno estadounidense desembolsará el monto total.

Villamil adelantó que para principios del 2019 es cuando los primeros fondos del CDBG-DR, específicamente 1.500 millones de dólares, comenzarán a desembolsarse.

“¿En qué se va a usar ese dinero?”, cuestionó Villamil, mientras aclaró que no todo el dinero que llegue a las arcas del Gobierno local será suyo, pues de esos fondos hay que pagarle a FEMA por su trabajo en la isla.

“En general, en 3 o 4 años vamos a sentir un impacto positivo, y después de eso, la economía va a regresar a un patrón histórico de un crecimiento relativamente lento y entonces vamos a tener que buscar un plan de desarrollo económico que no dependa de esos fondos federales”, enfatizó.

Finalmente, la economista Martha Quiñones dijo a Efe que el estimado de la JP podría sobrepasar los 100.000 millones de dólares si se incluyen los gastos de los ciudadanos para enterrar a sus familiares, el valor de los enfermos, el valor de los daños psicológicos y el valor de la gente que se fue del país.

“Todos esos son valores que no se pueden medir en una tabla”, dijo Quiñones a Efe.

Quiñones agregó que los efectos del huracán aún son sentidos por ciudadanos, específicamente residentes de la isla-municipio de Vieques que no cuentan con servicio eléctrico o agua, por lo que tienen que salir de sus casas a comprar gasolina para usar el generador eléctrico.

Igualmente, mencionó que los ciudadanos sufren las consecuencias del huracán por los hoyos en las carreteras o los semáforos inservibles “y eso no lo mide la JP”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion