Lewis Hamilton, rey de Silverstone

) EFE/EPA/VALDRIN XHEMAJ

Redacción deportes, 14 jul (EFE).- El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se convirtió en el nuevo rey de Silverstone, donde superó a Alain Prost y Jim Clark como piloto con más victorias en el Gran Premio de Gran Bretaña (6), tras una carrera en la que el pentacampeón del mundo de Fórmula Uno aumentó su ventaja como líder del Mundial.

«¡Qué día, qué día!», comentaba exultante a través de la radio de su monoplaza Hamilton después de cruzar primero la línea de meta del Gran Premio de Gran Bretaña. Su felicidad no era para menos, tras ganar su séptima carrera del curso, la 80ª en su carrera.

En una prueba trepidante, Hamilton no solo superó a Prost y a Clark, sino que confirmó, en el décimo capítulo de la temporada, que lo tiene todo a su favor para seguir mandando, un año más, en la Fórmula Uno.

Por detrás, acabó su compañero de equipo Valtteri Bottas, que, penalizado por la entrada del coche de seguridad en la vuelta 20, no supo aprovechar la ventaja de la ‘pole position’.

No obstante, fue un fin de semana redondo para Mercedes, que, después del paréntesis sufrido en el Gran Premio de Austria, sumó su novena victoria y el séptimo doblete en lo que va de temporada.

Todo ello en una de las carreras más emocionantes de los últimos años. Y eso que la salida fue limpia. Bottas mantuvo la primera posición, aunque por detrás apretaba un motivado Lewis Hamilton.

Todos los focos estuvieron puestos en la batalla sin cuartel que en el primer tramo de la carrera libraron los Mercedes, que a diferencia de Ferrari apostó por salir con neumáticos medios.

Hamilton, que buscaba superar a Alan Prost como piloto con más victorias en Silverstone, arriesgó en la cuarta vuelta con un adelantamiento en la curva 6 que ponía en pie a sus seguidores. Pero, pocos virajes después, su compañero le devolvió con la misma moneda para volver a tomar las riendas de la carrera.

Mientras Bottas y Hamilton se jugaban la primera posición, Ferrari y Red Bull pugnaban por el podio. Verstappen, más rápido, buscaba las cosquillas a Leclerc. Los dos entraron a ‘boxes’ en la misma vuelta (14) y el holandés rebasó, por poco, a Leclerc saliendo del garaje.

Pero el monegasco, que en Austria vio cómo el holandés le arrebataba la victoria, se puso por delante pocas curvas después y aguantó la presión de Verstappen, que, tras la entrada del ‘safety car’ en la vuelta 20 por el abandono de Antonio Giovanazzi (Alfa Romeo), paró para cambiar su estrategia. Apostó por neumáticos duros y evitó, así, otra parada.

Hicieron lo mismo Hamilton y Vettel. Bottas, en cambio, no aprovechó el parón para cambiar de estrategia. Lo pagó caro el finlandés, que perdió definitivamente la primera posición en benefició de su compañero de equipo, que no dejaría escapar la victoria.

Sin el coche de seguridad (vuelta 24), el combate entre Leclerc y Verstappen no cesó. El holandés volvió a superar al monegasco, que no se rendía e incluso tocó al holandés en un momento de la batalla.

Vertappen salió vencedor y, con un ritmo diabólico, también rebasó a su compañero de equipo, Pierre Gasly. Su próximo objetivo no era otro que la tercera plaza que defendía Sebastian Vettel.

En la vuelta 37, el holandés adelantó al cuatro veces campeón del mundo, que, en la siguiente recta, colisionó con la parte posterior del monoplaza de Red Bull.

Sorprendentemente, el holandés se mantuvo en pista y, pese a caer hasta la quinta posición, no tuvo que parar en ‘boxes’, algo que sí hizo Vettel, que, con problemas en su alerón delantero, cayó hasta la decimosexta posición. El alemán, además, fue penalizado con 10 segundos y encadenó el decimoctavo gran premio consecutivo sin conseguir la victoria.

El incidente de Verstappen benefició al atrevido Charles Leclerc, que subió hasta el tercer cajón del podio por delante del Pierre Gasly (Red Bull).

El joven piloto monegasco demostró pasar por un momento dulce y acabó por delante de su experimentado compañero de equipo por tercera carrera consecutiva.

En la zona media de la clasificación de pilotos, el español Carlos Sainz volvió a salir vencedor con otra remontada destacable. El madrileño de McLaren terminó sexto por tercera vez en lo que va de curso, un resultado que le permite afianzarse en la séptima posición de la clasificación general, por detrás de los pilotes de Mercedes, Ferrari y Red Bull.

Sainz, que salía desde la decimotercera posición, adelantó dos puestos en la salida y su equipo jugó bien la baza de la estrategia.

Salió con un neumático medio y, cuando entró el coche de seguridad en la vuelta 20, entró a ‘boxes’ para apostar por una sola parada con gomas duras.

Le salió bien la jugada y, a pesar de que en el último tramo de la carrera Daniel Ricciardo (Renault) le pisó los talones, Sainz defendió con uñas y dientes una meritoria sexta posición.

En la zona baja, el mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez, que salía desde la decimoquinta posición, se quedó lejos de los puntos debido a un problema con el alerón delantero en la vuelta 26, justo después de que se reanudara la carrera tras el coche de seguridad.

Unos problemas mecánicos que penalizaron al piloto de Racing Point, que terminó decimoséptimo y encadena seis carreras sin puntuar.

El décimo gran premio de la temporada terminó con Hamilton y Mercedes reafirmando su dominio. Tras su séptimo triunfo del curso, el rey de Silverstone lidera el campeonato con 223 puntos, 39 más que Bottas, mientras que Verstappen mantiene la tercera posición (136 puntos).