Gimnasia y Central buscan ganar la Copa Argentina y cortar una larga sequía

En la imagen, el técnico de Rosario Central, Edgardo Bauza. EFE/Archivo

Buenos Aires, 5 dic (EFE).- Gimnasia y Esgrima La Plata y Rosario Central, dos equipos que llevan muchos años sin consagrarse campeones, buscarán cortar la sequía este jueves cuando se vean las caras en la final de la Copa Argentina, que también clasifica al campeón para la Copa Libertadores de 2019.

Gimnasia y Esgrima La Plata ganó la Liga argentina de 1929, cuando el fútbol todavía no era profesional en el país, y la Copa Centenario de 1993/4, un torneo que especial organizado por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en conmemoración del centenario de su fundación.

Rosario Central, por su parte, acumula nueve títulos nacionales oficiales y uno internacional: la Copa Conmebol de 1995, que, además, es el último campeonato que ganó.

El Canalla fue también subcampeón de la Copa Argentina en 2014, 2015 y 2016.

En esta edición de la Copa Argentina, Gimnasia se dio el gusto de eliminar nada más y nada menos que a River Plate en semifinales y a Boca Juniors en octavos de final.

En los cuartos venció a Central Córdoba, en los dieciseisavos a Olimpo y en los treintaidosavos a Sportivo Belgrano.

Rosario Central, por su parte, llegó a la final tras dejar en el camino en cuartos de final a su acérrimo rival, Newell’s Old Boys.

También superó a Juventud Antoniana (treintaidosavos de final), Talleres de Córdoba (dieciseisavos), Almagro (octavos) y a Temperley (semifinales).

El idílico presente de Gimnasia en la Copa Argentina contrasta totalmente con su andar en la Superliga.

En ese torneo el Lobo lleva 4 derrotas consecutivas, sumó solo 14 puntos de 42 posibles y está a un paso de la zona de descenso a la segunda división.

Además, el avión que los llevó a la provincia de Mendoza, donde se jugará el partido, tuvo algunos problemas para aterrizar.

“Estuvo más difícil aterrizar que llegar a jugar la final. Por lo menos jugar una final te da placer, dijo, entre risas, el entrenador Pedro Troglio.

“Nosotros nos hemos ocupado más de este torneo y hemos desatendido un poco la liga local, que no era el panorama previo que queríamos, pero la situación nos ha llevado a esto. Lo que sé es que llegamos muy bien desde lo anímico, va a ser un partido muy duro”, añadió Troglio, quien cuenta con todos los habituales titulares en óptimas condiciones físicas.

Rosario Central, por su parte, deambula por la mitad de la tabla en el torneo local y viene de caer este lunes ante Vélez por 0-2.

Su principal anhelo es ganar la Copa, algo que estuvo a punto de lograr en 2014, 2015 y 2016, cuando fue subcampeón.

“La gente les hace sentir a los jugadores lo que es la final. Obviamente la cabeza está puesta en esa final. Vamos a enfrentar a un equipo que eliminó a Boca y a River. Va a ser una final dura, como todas”, dijo el entrenador Edgardo ‘Patón’ Bauza.

El centrocampista Leonardo Gil, que se perdió los últimos partidos por una lesión, se recuperó y regresará al equipo.

También volverá al once titular Josué Ayala, ausente ante Vélez por una suspensión.

– Alineaciones probables:

Gimnasia: Alexis Arias, Víctor Ayala, Manuel Guanini, Germán Guiffrey, Matías Melluso; Maximiliano Comba, Fabián Rinaudo, Lorenzo Faravelli, Lucas Licht, Horacio Tijanovich y Santiago Silva.

Entrenador: Pedro Troglio.

Rosario Central: Josue Ayala; Gonzalo Bettini, Matías Caruzzo, Marcelo Ortiz, Alfonso Parot; Washington Camacho, Leonardo Gil, Néstor Ortigoza, Federico Carrizo; Germán Herreray Fernando Zampedri..

Entrenador: Edgardo Bauza.

Árbitro: Patricio Loustau, asistido por sus compatriotas Diego Bonfá y Ezequiel Brailovsky.

Estadio: Malvinas Argentinas, de la ciudad de Mendoza, con capacidad para unos 42.000 espectadores.

Incidencias: partido de la final de la Copa Argentina 2018.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion