El abogado de Alan García lamenta no participar en el interrogatorio del caso Odebrecht

Erasmo Reyna (izq), el abogado del fallecido expresidente peruano Alan García. EFE/Archivo

Curitiba (Brasil), 24 abr (EFE).- El abogado del fallecido expresidente peruano Alan García, Erasmo Reyna, lamentó su exclusión de la segunda jornada de interrogatorios al exapoderado de la constructora Odebrecht en Perú Jorge Barata, aunque dijo confiar en que este miércoles se sabrá «toda la verdad».

«Lamentablemente se nos ha expresado que eso (participar en la diligencia) no es posible a pesar de que nos han reiterado que por los hechos que son materia de investigación, se van a formular preguntas respecto al expresidente (García)», manifestó Reyna a los periodistas en la ciudad brasileña de Curitiba (sur), después de que fuera impedido de participar en la toma de declaraciones por parte de la Fiscalía peruana al exdirector de Odebrecht en el país andino.

Reyna expresó además que intentó entregar un formulario de preguntas respecto a la participación del expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) en los hechos, pero el Ministerio Público tampoco lo quiso aceptar.

Sin embargo, el abogado aseguró que confía en que, tras el interrogatorio de este miércoles, se conocerá «toda la verdad» y el exmandatario peruano, quien se suicidó en su residencia en Lima hace una semana, estará libre de «la infamia» que le «persigue».

«Ojalá que las preguntas sean concretas, claras (…) No esperemos que esto se prolongue más y esto sea una historia sin fin, la respuesta se tiene que conocer hoy», dijo.

Reyna estaba acreditado como abogado de García, pero no participó en este segundo día de interrogatorios debido a que, según confirmó el propio jurista, su cliente fue excluido del proceso de investigación.

«El Ministerio Público (peruano) ha excluido formalmente al expresidente conforme debió haberlo hecho, a partir de que el expresidente falleció», señaló el abogado.

Reyna apuntó además que las declaraciones de este miércoles se centrarán en asuntos como los «decretos urgencia y decretos supremos» sancionados por García y «vinculados a la obra del Metro de Lima», que supuestamente beneficiaron a la constructora brasileña.

«Esperamos que, a pesar de no estar presentes en esta diligencia del Ministerio Público, se sepa hoy toda la verdad», afirmó Reyna, quien hizo hincapié en que «jamás Alan García estuvo involucrado en ninguna actividad ilícita como la que es materia de estas investigaciones».

Por otro lado, el fiscal peruano Germán Juárez, quien debería interrogar también en Curitiba al empresario brasileño Leo Pinheiro, de la constructora OAS, señaló que la audiencia no se pudo cumplir por tercer día consecutivo porque la delación premiada del interrogado todavía depende de un aval del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil.

Pinheiro está preso en la sede de la Policía Federal brasileña en Curitiba y, de acuerdo con Juárez, «existe una cláusula que le impide declarar ante otras autoridades, mientras no se homologue la colaboración».

El pasado 16 de febrero, los fiscales peruanos firmaron en Sao Paulo un acuerdo en el que Odebrecht se dispuso a entregar documentos «valiosos» y a pagar 610 millones de soles peruanos (unos 185 millones de dólares) al Gobierno del país andino por los sobornos realizados.

Odebrecht admitió haber entregado aportes para adjudicarse cuatro grandes obras de infraestructura en Perú, entre 2005 y 2014, así como haber apoyado las campañas electorales de varias figuras políticas en el país.

Entre febrero y abril, el equipo de fiscales ha tomado los testimonios de varios exejecutivos de Odebrecht en una serie de declaraciones que deberá concluir el próximo viernes, cuando finaliza el interrogatorio de Barata.