Cuatro muertos y más bombardeos pese a la tregua rusa-turca en el norte de Siria

Refugiados sirios retiraban sus pertenencias de una tienda de campaña destruida en un campamento de desplazados de Atma, cerca de la frontera turca, tras el ataque de un proyectil de mortero en Idlib, Siria. EFE/Archivo

El Cairo, 13 jun (EFE).- Al menos cuatro personas han muerto en nuevos bombardeos del Gobierno sirio en el sur de la provincia de Idlib, en el norte del país, pese al alto el fuego pactado en las últimas horas entre turcos y rusos, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los civiles, entre ellos una mujer, han perecido en el pueblo de Muqa, en el sur de Idlib, último bastión insurgente en Siria que escapa al control de Damasco, según la ONG, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno.

La fuente añadió que el número de muertos podría aumentar por la gravedad de los heridas, si bien no especificó la cifra.

El Observatorio indicó que los aviones del Gobierno sirio han realizado más bombardeos en el sur de Idlib y en el norte de Hama, donde las tropas de Damasco realizan una operación militar contra las facciones rebeldes e islamistas que se encuentran en el lugar.

Idlib está prácticamente dominada por el Organismo de Liberación de Levante, la exfilial siria de Al Qaeda y que es el principal objetivo de Damasco y su principal aliado Moscú.

Según medios rusos, Rusia y Turquía, valedora de la oposición, acordaron un nuevo alto el fuego en esa provincia efectivo desde anoche.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa turco anunció hoy que uno de sus puestos de observación había sido blanco de un ataque con morteros desde zonas bajo el control de Damasco en Idlib.

En ese ataque, según el ministerio, tres soldados turcos sufrieron heridas.

Ankara y Moscú pactaron el pasado septiembre el establecimiento de una zona desmilitarizada en Idlib, así como en el norte de Hama, en la mediterránea Latakia y en el oeste de Alepo.

Sin embargo, desde finales de abril, se ha producido una escalada de las operaciones militares por parte de tropas sirias con apoyo aéreo ruso, que han arrebatado a los alzados contra el presidente Bachar al Asad varias áreas en el norte de Hama, que es la puerta a Idlib.

Debido a la escalada de violencia entre las partes en conflicto, la ONU ha documentado más de 200 civiles muertos y 200.000 desplazados en el noroeste de Siria desde el 30 de abril.