Cinco detenidos y un herido en una protesta ante la embajada venezolana en Argentina

Ciudadanos venezolanos residentes en Argentina se manifiestan en apoyo al alzamiento del jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, este martes, ante la embajada de Venezuela, en Buenos Aires (Argentina). EFE

Buenos Aires, 30 abr (EFE).- Cinco personas fueron detenidas este martes, entre ellas un argentino que quedó herido, durante una manifestación ante la embajada venezolana en Buenos Aires en la que se congregaron defensores y detractores del presidente Nicolás Maduro, en medio de una jornada de alta tensión en el país caribeño.

«Había una concentración de venezolanos y se produjo una agresión entre dos personas y un ciclista. Hubo un forcejeo y después avanzaron los manifestantes y la policía dispersó a las personas. Hay que ver cuál es el resultado. Hay dos detenidos», señaló Diego Santilli, ministro de Seguridad de Buenos Aires, al canal TN.

Según añadió, la Policía de la Ciudad debe garantizar el derecho a manifestarse y el derecho de las personas a «poder transitar libremente», por lo que «si hay agresiones debe hacer cesar esa agresión».

Una ambulancia se desplazó hasta las puertas de la sede diplomática, en el barrio de las Cañitas, para llevarse al herido, que según se vio en imágenes emitidas por televisión estaba sangrando por la cabeza y tirado en el suelo tras haber sido agredido presuntamente por un agente policial.

«Me apoyó la escopeta del gas lacrimógeno y apretó el gatillo, y está ahí», contó entre lágrimas el hombre, que es uno de los cinco arrestados y a quien se le diagnosticó «trauma acústico» y se encuentra internado, sin riesgo de vida, en una clínica médica.

En declaraciones a los medios, otros manifestantes aseguraron que había otros heridos de levedad.

Fuentes oficiales informaron después que la Policía capitalina intervino «dispersando a los manifestantes logrando cesar los hechos de violencia y restableciendo el orden en la zona» e insistieron en que el cuerpo no utiliza en las manifestaciones armas de fuego, sino armas con postas de goma, ‘paintball’ o gases.

Los detenidos, todos por el delito de «lesiones y daño», son cuatro argentinos de entre 39 y 46 años y un paraguayo de 38 años.

La concentración en la embajada se dio después de que esta mañana la policía detuviera a más de una treintena de personas por disturbios durante las marchas en Buenos Aires por un paro general impulsado por varios sindicatos.

Los congregados ante la sede diplomática, entre miembros de la colectividad venezolana y de organizaciones argentinas, fueron convocados en las redes sociales tras el levantamiento militar en Caracas avalado por el líder opositor Juan Guaidó, que buscaba la salida de Maduro en medio de la fuerte crisis política, económica y social que vive el país.

«Conquistar la democracia y la libertad cuesta. Ninguno de estos principios se ha logrado de manera estática, sencillamente hay que luchar y los venezolanos y venezolanas sabemos cómo hacerlo», explicó a Efe Mireia Rodríguez, afincada en Buenos Aires y defensora de Guaidó.

Rodríguez insistió en que ella y el resto de sus compatriotas críticos con el chavismo acudieron de «manera pacífica» a las puertas de la embajada para pedir el «cese de la usurpación» del poder por parte de Maduro y la continuación de la «operación libertad» de Guaidó, a pesar de que les rodeó «gente violenta».

Al grito de «¡Golpistas, golpistas!», «¡Fuera sanguijuela!» y «Chávez, vive, vive, la lucha sigue, sigue», grupos de defensores de Maduro -gran parte argentinos- se hicieron oír en el lugar.

Miguel Tenorio, otro defensor del líder opositor, insistió en la necesidad de conseguir una «Venezuela libre» donde no se mueran las personas.

«Hoy es un día decisivo, así como lo será mañana. El ‘narco régimen’, la dictadura va a caer porque los buenos somos más», enfatizó.

«No somos golpistas, somos personas que queremos libertad. Estamos acá sin promover violencia. No queremos violencia, queremos elecciones libres, que cese la usurpación y haya un gobierno de transición», concluyó.

Guaidó, acompañado por el también opositor Leopoldo López -poco después de ser puesto en libertad por la Fuerza Armada- y unos 40 militares se dirigieron esta mañana al frente de la base militar La Carlota, desde donde pidió a sus simpatizantes que salieran a apoyar el movimiento que había iniciado unas horas antes.

Posteriormente, ante el fracaso por el intento de acceder a la base militar, se retiró de la zona y sus simpatizantes se echaron a las calles de Caracas, donde se multiplicaron los disturbios y enfrentamientos entre opositores y fuerzas del orden que permanecen leales a Maduro.

Ya por la noche, el mandatario llamó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a mantener la «lealtad absoluta» y a llevar la consigna: «¡leales siempre, traidores nunca!», tras el intento del opositor Guaidó de liderar el levantamiento, que hasta ahora no ha prosperado.